PEDRO RODRÍGUEZ DE LA VEGA

25/06/19


demo-image

Por: Daniel Chávez


Fue un piloto mexicano realmente superdotado, con un impresionante talento
natural para conducir en lluvia, incluso podríamos hablar que ha sido el mejor
piloto bajo estas condiciones de todos los tiempos (Ayrton era magistral, pero
desarrollo su habilidad a base de trabajo) de igual manera para conducir de noche,
razón por la cual en Europa se ganó el sobrenombre de "ojos de gato" ya que era
increíble la velocidad a la que conducía tanto de noche como bajo la lluvia... o en
ambas.

Simpáticamente Chris Amon, su coequipero decía a tono de broma
cotidianamente "¡Hey! que alguien le avise a Pedro que esta lloviendo”,
obviamente haciendo alusión a la velocidad con la que Pedro conducía bajo lluvia.


Sus inicios fueron en el ciclismo y posteriormente pasó al motociclismo, con sólo
14 años de edad hace su debut en el automovilismo a bordo de un Porsche
Speedster en Puebla, continuando con sus estudios y aprendizaje del idioma
Inglés en una escuela militar en USA (su padre también quería que conociera un
poco de disciplina) y posteriormente correr su primera carrera internacional en
1957 en Nassau, Bahamas a bordo de un Ferrari, siempre con el equipo
norteamericano N.A.R.T. (North American Racing Team que competía casi

siempre con autos Ferrari) de su amigo el ex-piloto Luigi Chinetti, equipo con el
que corrió desde 1957 hasta 1969.

En 1958 hace su debut en el campeonato de resistencia en el circuito de La
Sarthre en Le Mans (si, aquella carrera donde no dejaron correr a su hermano
Ricardo por ser demasiado joven ¿recuerdan?) para posteriormente correr en
Reims.


Y en 1959 comienza el viaje alrededor del mundo corriendo el campeonato
mundial de resistencia, la anhelada primera victoria a nivel mundial llega corriendo
junto a su hermano Ricardo en la carrera de la Targa Florio en Italia en1961 y en
Monthery, Francia donde repite el ansiado triunfo internacional.
De ahí en adelante hila una impresionante e incontable cadena de triunfos
alrededor del mundo en las mejores pistas como Monza, Spa Francorcharmps,
Nurbrugring, Watkins Glen, Daytona, etc.


Lo anterior lo lleva a convertirse en el mejor piloto de autos Sport prototipos de su
época, no había carrera de resistencia que Pedro no hubiere ganado incluyendo
¡cuatro victorias en Daytona!

Lamentablemente llega aquel fatídico 1° de noviembre de 1962, Ricardo muere y
Pedro tiene un profundo dolor, se pregunta si vale la pena seguir... se aleja de las
pistas un tiempo para meditar, poco a poco el tiempo hace su trabajo y la herida
va sanando y a su retorno el tiempo transformó a Pedro en un piloto más
"cerebral" pero sumamente efectivo.


Previamente tenía ofertas de Fórmula 1 pero las rechaza al no estar aún seguro si
quería competir allí todavía (aún estaba muy fresco el deceso de Ricardo) es en
1963 cuando hace su debut en Fórmula 1 con el equipo Lotus que equipaba
motores Climax V8 en el gran premio de USA, tomándolo como preparación para
la carrera en México que era su principal interés, sin mucha fortuna teniendo que
retirarse de ambas competencias por fallas mecánicas.


Continuó corriendo en Fórmula 1 esporádicamente, Pedro no tenía prisa,
esperaba pacientemente la llegada de un buen auto para competir, mientras eso
ocurría participó en algunas carreras con Ferrari (con el equipo NART) así como
con Lotus en un equipo privado hasta que llega 1967...

Inicia la temporada en Sudáfrica en el veloz circuito de Kyalami, Pedro está a
bordo de un Cooper equipado con un feroz y potente motor ¡Maserati V12! Pedro
arranca cuarto y rápidamente se hace del primer lugar para no soltarlo jamás y
ganar su primer gran premio en apenas ¡su décima arrancada! ganando de una
manera arrolladora con más de 26 segs. de ventaja sobre el segundo lugar y

lapeando al resto de los participantes ¡que impresionante muestra de dominio de
Pedrito! (aquí es donde Pedro decide llevar siempre consigo una bandera de
México y un disco con el himno nacional mexicano, ya que los organizadores en
Sudáfrica ¡no los tenían!)
Por supuesto Cooper no lo deja ir y le ofrece un asiento de tiempo completo, el
motor aunque muy veloz le falta confiabilidad teniendo varios abandonos, aun así
Pedro lo lleva a terminar en 6° lugar el campeonato.

En 1968 firma con BRM pero el auto no está a la altura del piloto, logra tres podios
llegando 2° en Bélgica y tercero en Holanda y Canadá terminando el campeonato
igualmente en 6° lugar.
1969 no fue un buen año no tiene un auto de un equipo oficial y corre en tres
equipos diferentes con poco éxito logrando solo tres puntos en la clasificación
general.


Al año siguiente vuelve con BRM esta vez de tiempo completo y logra su segundo
triunfo en Fórmula 1 en el Gran Premio de Bélgica en el intimidante circuito largo
de Spa Francorchamps con sus 14.1 kms. de recorrido (esta fue la última ocasión
que se corrió el viejo trazado) Pedro larga sexto y poco a poco avanza en las
posiciones, los primeros lugares temen que no llegarán a cubrir la distancia y
entran a Pits por combustible dejando a Pedro al comando de la carrera bajo el
incisivo acoso de Chris Amon en su March al cual vence solo por 1.1 segs. de
ventaja, uff qué presión, este triunfo, así como una temporada completa y una
gran regularidad lo llevan a terminar en 7° lugar en el campeonato mundial.


En 1971 Pedro está en su mejor momento ya es un piloto muy completo, llega al
podio en el gran premio de Holanda con un estupendo segundo lugar, por otra
parte, viene haciendo una estupenda temporada en resistencia y a media
temporada ya tiene cuatro triunfos y está en posibilidades de erigirse como
bicampeón mundial... y lo logra.
Volviendo a resistencia en 1968 logra su más grande triunfo en las 24 horas de Le
Mans al lado de Lucien Bianchi (abuelo de Jules) a bordo del hermoso y poderoso
Ford GT40 decorado con esa bellísima combinación de azul cielo y franjas naranja
que obedecen a los colores de la marca petrolera patrocinadora del equipo GULF,
el triunfo fue aplastante, la lluvia hizo su aparición por la noche y Pedro estaba en
su elemento preferido, la combinación de lluvia y noche era la ideal para nuestro
"ojos de gato" quien impuso un trepidante ritmo y sacó una consistente y definitiva
ventaja de entre 3 y 5 segundos por vuelta, manejando dos turnos seguidos le
entrega a Lucien el auto en primer lugar con la única tarea para el belga de solo
cuidar el auto y conservar la ventaja contra los veloces pero no confiables
Porsches (cabe mencionar que en la actualidad un equipo dispone de tres pilotos
por auto para una carrera de 24 horas y Pedro y Lucien ganaron conduciendo solo
ellos dos).


Los ojos del mundo estaban sobre él, las mejores marcas de autos lo querían en
sus filas y Porsche le ofrece un auto ganador, para Pedro el aspecto económico
no era importante ya que provenía de una familia acomodada, así que lo que le
importaba era ganar y la marca alemana le da el auto que necesitaba para erigirse

como campeón en el campeonato del mundo de resistencia en dos ocasiones,
1970 y 1971, de igual manera le da a la marca alemana el triunfo en el
campeonato de constructores ¡wow!


Pedro ya era bicampeón del mundo en resistencia, tenía un gran nombre
sumamente reconocido a nivel mundial, no tenía nada que demostrar, es invitado
a correr en Alemania con su equipo de Fórmula 1 BRM en un auto tipo Can-Am...
y acepta, el éxito en taquilla se basaba en la estrella mexicana, pero empiezan los
problemas, el motor del BRM se estropea poniendo en riesgo la participación de
Pedro y desde luego el éxito en la taquilla, los organizadores se vuelven locos,
trabajan, se mueven y le consiguen un auto Ferrari para la carrera, Pedro no
quiere participar, no conoce el auto, sabe que es un auto de segunda mano, el
riesgo es alto pero la presión de los organizadores lo hace aceptar y a
regañadientes participa, profesional como era da lo mejor de sí en la pista para
hacer lo que más amaba, ¡correr y ganar!

Se largan las 200 millas de Norisring y Pedro lo hace en segundo, aunque el auto
no es ganador Pedro lo lleva a los primeros lugares, yendo a fondo con gran ritmo
alcanza a los autos lapeados, se corre la vuelta once de la primera manga y Pedro
alcanza a uno de ellos, Kurt Hild quien tripulaba un Porsche 907, en la recta
anterior a la curva del puente a la izquierda Pedro intenta el rebase por la parte
interior, Kurt no lo ve obligándolo a ir sobre el bordillo que delimita la pista
perdiendo el piso impactándolo de lleno contra el puente despedazando el auto, el
fuego, ese terrible enemigo hace su aparición causándole severas heridas a
nuestro piloto.

El oficial de pista Helmut Scholsser (vestido de civil) sin casco, nomex o un
extintor a la mano, en un verdadero acto de valentía se mete al auto en llamas
para sacar el solo a Pedro que estaba inconsciente pero aún con vida
(posteriormente al sr. Schlosser la asociación de pilotos le otorga un
reconocimiento por su valentía) gravemente herido lo trasladan al hospital mas
cercano donde muere víctima de las heridas causadas por el accidente.

El gran Pedro nos dejaba, nuestro querido y respetado "ojos de gato", el mejor
piloto de autos Sport prototipos de su tiempo, el piloto más "naturalmente" dotado
para conducir en lluvia y el tal vez, futuro campeón del mundo de Fórmula 1 se iba
de este mundo dejando una gran pérdida para el automovilismo mundial, una gran
cantidad de pilotos de su época asistieron a sus funerales y le lloraron,
personalidades de todo tipo, su familia y lo más significativo, el pueblo mexicano
quien le lloró y sintió su muerte profundamente ya que su gran ídolo se había ido,
todos le acompañaron hasta su última morada junto a su amado hermano Ricardo.


Pedro corrió en la época dorada del automovilismo mundial, tuvo a grandes rivales
que lo respetaban y que por curiosidades del destino se convertían en sus
coequiperos en resistencia y en entrañables amigos, Mario Andretti, Jo Siffert,
Chris Amon, Roger Penske (si, el gran capitán hoy dueño del exitoso equipo
Penske) Graham Hill, Leo Kinnunen, su hermano Ricardo, Jackie Oliver, etc.
compartieron con nuestro querido piloto grandes triunfos.


Dentro de sus récords está uno de los más impresionantes, en Francia, claro en el
circuito de Le Mans, donde el maestro Pedro Rodríguez tiene el récord de vuelta

oficial con 3m13s9. alcanzando una velocidad de casi 400 Kph en la recta trasera
del circuito ¡impresionante! ese récord jamás será roto debido a las modificaciones
que sufrió la pista al colocarle sendas chicanas reductoras de velocidad. ¡Bravo
Pedrito!


Realmente en Fórmula 1 participó poco, solo en 54 ocasiones pero dejó su gran
huella al ganar dos carreras y siete podios, tenía toda una vida por delante, su
gran talento, su experiencia, su madures y su pasión eran elementos poderosos
para considerarlo contendiente al campeonato del mundo, sólo le faltaba el auto
adecuado para lograrlo, infortunadamente la línea de destino que el creador nos
tiene trazada es incambiable y aquel terrible 11 de julio de 1971 estaba escrito que
Pedro partiera al cielo a reunirse y esperar a otros ángeles que lo alcanzaron ya,
Ricardo se fue en 1962, Moisés Solana en 1969 y Pedro en 1971, fue una época
cruel para el automovilismo mexicano, afortunadamente transcurrieron más de 22
años para que el automovilismo mexicano se tiñera de luto nuevamente con la
muerte en acción de Marco Magaña.





Daniel Chávez
Fórmula + Sábados 11:00 am

REGRESAR